El tren de mercancías entre Madrid y Yiwu (China), la línea más larga del mundo -que cumple mañana, viernes, dos años-, se plantea incorporar un coche turístico para viajeros que imitaría el modelo europeo de Interrail.

El presidente de la Fundación para el Intercambio entre Yiwu y España (Fiye), Mao Wenjing, ha explicado que, para poner en servicio el coche turístico, el tren debería aumentar el número actual de viajes y frecuencias en el sentido Madrid-Yiwu, una cifra que está “muy por debajo” de los trayectos que se efectúan en sentido contrario (Yiwu-Madrid).

El anuncio se produce cuando se cumplen dos años del viaje inaugural de esta línea, que recorre 13.052 kilómetros y cruza ocho países. El primer tren partió de Yiwu (China) el 18 de noviembre de 2014 y llegó a España el 9 de diciembre de ese año.Desde que comenzó a operar la línea y hasta el pasado 20 de octubre, el tren ha realizado 87 trayectos, de los que 76 viajes fueron de Yiwu a Madrid y solo 11 en sentido opuesto.

“El tren está pensado para el transporte de mercancías”, aclara Wenjing, aunque reconoce que, en actos de promoción de la línea, “mucha gente” les pregunta si se puede viajar en el tren.

“Queda mucho por hacer, pero se podría estudiar el lanzamiento de un coche para turistas”, explica Wenjing, aunque reconoce que es “complicado” a nivel burocrático.

“Habría que estudiar todos los permisos necesarios para que circule este vagón por todos los países que cruza la línea”, un total de ocho: China, Kazajistán, Rusia, Bielorrusia, Polonia, Alemania, Francia y España.

También se debería solventar el escollo que puede suponer un tren formado vagones de mercancías y de pasajeros, que obligaría a adaptar la normativa para estos casos.

El coche turístico Madrid-Yiwu buscaría imitar el modelo europeo de Interrail -en el que se cruzan varios países y el propio viaje es el protagonista, más que el destino-, y se tardarían entre 17 y 19 días en realizar el trayecto.


Imagen de cabecera: EFE/Paco Campos

Accede al artículo original publicado por El Economista aquí.